Cincuenta peldaños

Surgiste Productos Gloria
de mi mente y de mis manos.
Dios quiso iniciar tu historia
con recursos muy humanos.
Con máquinas de madera,
con mucha fe por sendero,
con la visión muy cimera
y con la voluntad de acero.
Poniendo a Dios por encuadre,
aferrado a la constancia
con ejemplo de mi padre,
jurando perseverancia.
Me hablabas Productos Gloria
y tu ruido era muy suave,
hoy gozo con mi memoria,
con todo lo que ella sabe.
Con el pasar de los años
tu expresión es bullanguera,
subes cincuenta peldaños
con decisión verdadera.
A tu progreso me aferro,
en constante primavera,
tus máquinas hoy de hierro
bendicen las de madera.
Tu vida, Productos Gloria
ha sido angustia y euforia,
todo en ti me condimenta
tu eres mi azúcar y mi sal,
tu plática me sustenta,
melodía laboral;
bendito ruido que alienta
como consejo ancestral.

Ofrecemos dulces para todas las ocasiones

Dulces Gloria

¡Para la ocasión más dulce!